MENU

24 julio, 2018 Comentarios (0) Visitas: 104 Voces

Testimonio de una niña kurda de 15 años

Hoy compartimos un duro testimonio de una niña kurda de 15 años desde Bosnia, donde narra las barbaridades diarias que sufren estas PERSONAS por intentar buscar una vida.

Ayer por la noche llegó al campo una familia con un grupo de amigos que acababan de ser deportados, cojeando, con hambre, sed, dolor de heridas producidas por la policía croata. Lo peor, la herida de un nuevo intento fallido de cruzar la frontera, de alejarse del horror de su país que les hizo huir. Tras ser atendidos y sus heridas curadas, la niña de 15 años nos explica lo que pasó, apoyada por su madre y con un carácter fuerte, cuenta como las fronteras volvieron a quitarles la dignidad.

 

“Ayer nos fuimos a cruzar la frontera, para empezar como familia una vida llena de paz. En el bosque la policía croata nos cogió, nos hizo pararnos y empezaron a gritarnos en croata, solo decían en ingles “shut up”. Eramos cuatro chicos, entre ellos mi padre y mi hermano, y mi madre y yo. A los hombres les hicieron sentarse en el suelo y les rodearon en un circulo varios policías, a mi madre y a mi nos hicieron desnudarnos en medio del bosque y nos registraron todo el cuerpo. A los hombres no les permitieron moverse, y cuando acabaron con nosotras empezaron a pegarles con palos y porras. Yo me metí en el circulo y le dije al policía que me pegara a mi pero que por favor dejase a mi padre, su solución fue meterme a mi también mientras mi padre me abrazaba para que los golpes no me llegaran, aunque no fue suficiente.

 

Cuando acabaron de pegarnos, nos metieron en sus furgones y nos lleva ron a la frontera bosnia sin posibilidad de pedir asilo ni abrir un proceso legal. Cuando abrieron las puertas vimos que estábamos en un bosque que daba a una gran pendiente de caída. Mi madre dijo que si podían dejarnos en otro sitio o que tomáramos otro camino, el policía puso a mi madre la pistola en la cabeza y le dio dos opciones: bajas por aquí o disparo.”

A pesar de todo, esta familia solo tiene la palabra “Gracias”, vuelven al asentamiento, caminan juntos de la mano el hermano y la hermana en busca de leña para esta noche. ¿Qué pensara la niña al ver a su familia pegada por la policía? ¿Pensaran que hacen algo malo? Quizá ya han normalizado esta situación.

(Entrevista realizada por nuestra compañera Carlota Boyer, quien también realizó las curas de esta familia junto a Herre Rias, autor de las fotos.)

 

Etiquetas:, , ,

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies