MENU

12 agosto, 2018 Comentarios (0) Visitas: 81 Voces

J.K.: Pensé que en Europa sí había derechos

Continuamos presentando a las PERSONAS refugiadas con las que estamos trabajando en Bosnia.

Hoy, nuestra compañera Carlota Boyer, con traducción de Resham Hameedi, (“refugiada” a quien estamos dando trabajo), nos presentan en una entrevista a una chica kurda J.K., quien explica la terrible vida que llevaba antes de huir de su casa, su dura situación actual, sus sueños:

¿Cuáles son las dificultades que tiene una mujer en un asentamiento de personas“refugiadas”?

Primero quiero agradecer que queráis escucharme, me visitéis y paséis tiempo conmigo. Nuestra dificultad es que las mujeres en el Kurdistán no tenemos derechos, no somos libres. En Europa las mujeres si tienen derechos. No podemos elegir con quien nos casamos o de quien nos enamoramos, tu familia elige por ti. En el Kurdistán mi padre eligió una persona para mi hermana, el maltrataba a mi hermana y decidió divorciarse, mi familia la mató.

Tuve un marido en Irak, y con el tuve 5 hijos. Mi marido era un maltratador físico, sexual y psicológico, siempre me pegaba, me humillaba y me hacía sentir como un animal. Cuando fui a buscar refugio con mi familia no me aceptaron, me dieron dos opciones: te matamos o vuelves con él.

Este es el motivo por el que me fui de mi país, huí de la violencia buscando refugio, pero mis hijos se quedaron… Nuestro gobierno es un gran problema, pero aquí la policía europea también nos pega. Pensé que en Europa sí había derechos.

Me fui hasta Turquía y allí me casé con otro hombre. Caminar sola como mujer por las fronteras es muy duro y peligroso. Yo a este hombre le quería. Ahora mi marido también me maltrata y abusa de mi, no me deja hablar con mis hijos… Él me dice “eres mayor y fea, estas divorciada y eso es una vergüenza”. Todos los días cocino para él y sus amigos, les lavo la ropa, pero para él no es suficiente, para él este es mi trabajo como mujer.

Yo no puedo hacer este camino sola, qué otro camino me queda. Las mujeres no tenemos derechos, no tenemos libertad. En mi país ya no me aceptan, las mujeres como yo se suicidan a diario, pero yo quiero vivir. No me dejan tener derechos.

¿Qué planes tienes para más adelante?

Solo quiero tener una casa, hacer una casa bonita para que mis hijos puedan venir conmigo, ahora ya solo quiero dormir y estar tranquila.

¿Qué crees que las personas en UE deberíamos saber acerca de esta realidad? 

Solo quiero coger la libertad que allí tienen las mujeres, ser como ellas. Quiero hablar con los gobiernos, me gustaría que hubiese una reunión y se cambiaran las normas. Me gustaría que la gente fuese más humana y viesen la diferencia de las situaciones. Nosotras podemos cambiar la cultura y los derechos que tenemos las mujeres, pero el mundo no quiere. No quieren que aprendamos, el DAESH lo domina todo. Tenemos buenas ideas, pero depende de la suerte que tengamos cada una con nuestra familia. Cuando abro internet y veo la situación de mi país veo que muchas mujeres se suicidan y algunas matan a sus hijos para escapar de las barbaridades que se cometen. Imaginaos el dolor que allí tenemos que preferimos matar a nuestros hijos. Me gustaría parar eso, hay que cambiarlo.

Aquí en este campo soy feliz, tengo seguridad. En mi país no me dejaban ni usar un móvil, como vamos a coger nuestros derechos. No podemos pensar como vosotras. Kurdistán es muy bonito para todos los turistas que vienen, pero no para mí.

Mi marido en Grecia no me dejo ir a clases de inglés, ni siquiera puedo hablar aquí con la gente que viene de fuera. Mi marido puede mirar a quien quiera e ir a donde quiera, pero yo no. Cuando me preguntáis cuántos derechos creo que tienen las mujeres en Europa no puedo imaginarlo, porque no sé lo que es.

¿Qué estás aprendiendo aquí?

Aquí aprendo humanidad, y con vosotras aprendo felicidad. Aquí puedo ser una persona.

¿Qué mensaje te gustaría mandar?

Vosotras sois muy amables, tenéis un corazón muy grande. Yo no hablo inglés, pero nos entendemos, cada día venís a verme.

Gracias, a ti y a todas las personas de UE que nos ayudan, gracias por enseñarme la humanidad. Han cerrado las fronteras porque creen que todos somos terroristas, pero muchas tenemos diferentes problemas y por eso nos vamos, nosotros hemos venido aquí solo para buscar la felicidad y tomar nuestros derechos. Aquí no tengo la sensación de que cada día puedo morir. En UE se respeta a las mujeres, aquí podemos tener toda la libertad.

 

Etiquetas:, , , ,

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies